preloder
1264
aumentar disminuir

NOTICIAS

El LNPP y Cabify inauguran mesas de diálogo sobre la violencia en contra de mujeres

LNPP / Martes 21 de agosto de 2018

Ciudad de México, 5 de marzo de 2018.  El Laboratorio Nacional de Política Públicas (LNPP) y Cabify llevaron a cabo el panel inaugural de las Mesas de diálogo sobre la violencia en contra de mujeres, titulado “Panorama general de la violencia en contra de las mujeres”.  Estas mesas de diálogo son parte del proyecto “Violencia en contra de mujeres: evidencia y buenas prácticas”, realizado por el LNPP en colaboración con Cabify.

Las palabras inaugurales estuvieron a cargo de Jimena Moreno, secretaria general del CIDE; Eduardo Sojo, director del LNPP y Alejandro Sisniega, director general de Cabify México. Las panelistas invitadas fueron: la Dra. Ángela Quiroga, comisionada nacional para prevenir y erradicar la violencia; la Mtra. Natalia Calero, especialista en gestión de programas en ONU Mujeres México; la Dra. Sonia Frías, investigadora del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM-UNAM) y la Lic. Lorena Cruz, presidenta de Inmujeres. El panel fue moderado por Margarita Gómez, coordinadora de la Unidad de Innovación, Comportamiento y Experimentación (UCEx) del LNPP.

 

Palabras inaugurales

Jimena Moreno mencionó que conocer la problemática, cifras y tener un diagnóstico sobre ella son un buen inicio; sin embargo, no son suficientes para la erradicación de las violencias en contra de las mujeres, para ello son necesarias políticas públicas y cambios de prácticas, especialmente las dirigidas a reducir los feminicidios y aumentar la participación de mujeres en los espacios de toma de decisiones.

Eduardo Sojo mencionó que la participación por parte del LNPP es un privilegio, en primer lugar, debido a la importancia del tema a nivel internacional, pues los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecen como meta la eliminación de todas las formas de violencia en contra de las mujeres: física, sexual, psicológica. En segundo lugar, este proyecto permite incidir en la política pública a través del análisis de datos, modelaje y el estudio de las mejores prácticas.

Por su parte, Alejandro Sisniega, definió el tema de la violencia en contra de la mujer como un tema prioritario y asumió a Cabify como responsable de hacer todo lo que esté a su alcance para incidir en las políticas públicas enfocadas a erradicar la violencia en contra de mujeres.

 

Participación de los panelistas

La participación de la comisionada Ángela Quiroga partió de la premisa de que la violencia es parte de la vida humana; por lo tanto, un fenómeno imposible de erradicar; sin embargo, “la diferencia es cómo se vive la violencia, cómo se percibe o cómo se acepta la violencia”. Afirmó que lo problemático en el caso de la violencia en contra de mujeres es que se trata de una violencia que es permitida por la sociedad en su conjunto por una cuestión de género; es decir, de una construcción social que ha definido roles entre hombres y mujeres, de las mujeres dentro de la familia, dentro de los espacios de trabajo y en los espacios públicos. Entonces, el primer paso para modificar la convivencia con este tipo de violencia es cambiar la normalización, es decir: la no denuncia, el no rechazo, la aceptación por parte de la mujer y de la sociedad. El segundo es la impunidad; es decir, cuando las autoridades no responden de manera adecuada a las mujeres que deciden no aceptar esta violencia. En este sentido, la Comisionada se pronunció por políticas públicas enfocadas a la prevención, sin descuidar aquellas que están dirigidas a la atención de mujeres que ya han sido violentadas.

Natalia Calero mencionó que el continuo de violencia tienen su origen en la discriminación y en la desigualdad de género, los cuales provienen de los estereotipos negativos y de las masculinidades nocivas. Mencionó que la violencia de género no solo es una violación en contra los derechos humanos, sino que también tiene impactos económicos fuertes y genera altos costos debido a la falta de autonomía para que las mujeres realicen sus actividades con todo el potencial. Por otro lado, Natalia aludió a la normalización de cierto tipo de violencias, como el acoso, que tiene como resultado su subreporte. En este sentido, hizo mención de la ONU Mujeres y el INEGI están colaborando en la producción de estadísticas de género con el objeto de captar información sobre las diferentes manifestaciones de la violencia en contra de las mujeres, enfatizando en aquellas mujeres poco visibilizadas. Destacó también la importancia de enfocar los esfuerzos en la prevención y a garantizar el acceso a los servicios de salud.

Por su parte, la intervención de Sonia Frías tuvo como objetivo presentar el estado de conocimiento actual sobre la violencia de género. Destacó la importancia de diferenciar entre violencia de género y violencia en contra de las mujeres y subrayó que no toda la violencia en contra de las mujeres es de género. Mencionó que existen delitos que sufren tanto las mujeres como los hombres que pueden ser entendidos mejor desde las teorías criminológicas; en cambio, la violencia de género es aquella ejercida en contra de las mujeres desde el modelo hegemónico de masculinidad.

Además, mencionó dos fuentes de datos que sirven para aproximarnos a la violencia en contra de las mujeres: las encuestas y los registros administrativos. Las primeras, a su vez, se dividen en dos tipos: aquellas de carácter criminológico y aquellas enfocadas en medir la victimización utilizando una perspectiva de género. Destacó la necesidad de generar instrumentos de medición que permitan informar las acciones enfocadas en prevenir, atender y sancionar la violencia contra las mujeres con el fin de diseñar políticas públicas comprehensivas.

El panel cerró con la participación de Lorena Cruz, presidenta de Inmujeres. Lorena apuntó que es imprescindible fortalecer las acciones de igualdad con el fin de erradicar la violencia en contra las mujeres, un problema que calificó como multidimensional. Manifestó que el permitir la impunidad tiene como resultado que las mujeres no denuncien, por tanto, entre los esfuerzos que se requieren para suprimir este problema se encuentra el desarrollo de políticas públicas adecuadas. Sugirió que estas políticas públicas se enfocaran en la prevención desde casa para evitar que las violencias se normalicen. De igual forma, mencionó que se requieren presupuestos focalizados en los sectores vulnerables con el fin de generar políticas públicas diferenciadas y reiteró la importancia de los datos para tender el problema. Finalmente, enfatizó que las administraciones de los tres niveles de gobierno deben visibilizar las cifras de los feminicidios.

 

Siguientes pasos de la colaboración 

“Violencia en contra de mujeres: evidencia y buenas prácticas” contempla el desarrollo de tres componentes: 1) Estudio sobre la violencia contra las mujeres en México; 2) Colaboración y vinculación para promover el diálogo interdisciplinario y 3) Mapeo de mejores prácticas y políticas públicas para prevenir o reducir la violencia contra las mujeres.  Las mesas de diálogo son parte del segundo componente y se realizarán cinco mesas adicionales en las que se discutirán temas como: datos y transparencia, el acceso y procuración de justicia, así como mejores prácticas.

Los materiales y resultados de este proyecto (estudios, bases de datos, infografías, entre otros), así como de las mesas estarán disponibles en un micrositio que estará alojado en nuestra página.  Lo anterior con el objetivo de impulsar la divulgación y hacer disponible la evidencia sobre el tema para fortalecer el análisis, la toma de decisiones y el desarrollo de las políticas públicas de género.

SUBIR
COMENTARIOS.png